Menú Cerrar

Las redes sociales y nuestros vínculos

En esta ocasión quiero contarles acerca de lo que veo con las discusiones que surgen en las redes sociales a partir de temas como política, religión, deporte, por mencionar algunos, y los vínculos que nos unen con las personas que discutimos.

Cuando navego mis redes sociales o leo algunos grupos de Whatsapp, me surge la siguiente pregunta…¿Puede ser que ciertos temas, como los mencionados, nos estén alejando de aquello que fue lo que nos unió con esa persona? Ya sea un conocido, un amigo, un tío, un primo, hasta incluso un hermano o un padre.

Conozco casos de algunos familiares y amigos muy cercanos decir, “he dejado de seguirlo en Facebook”, “no soporto cómo se pone con el tema”, “No entiendo cómo puede pensar así”, “después del último comentario que me hizo, ya no quiero saber más nada de él/ella”, “cómo va a meterse con mi hijo de esa manera, es su sobrino”…¿Han escuchado casos así o similares?

Cuando yo observo estos casos me hago las siguientes preguntas…¿será que estamos más enfocados en defender nuestras ideas que en cuidar las relaciones?, porque si de algo estoy seguro, es que con esas personas podríamos encontrar más cosas en común de las que creemos que nos diferencia …¿Nos estamos dando cuenta que hay situaciones en las que no respetamos la opinión de los demás? Suelo escuchar mucho la frase, “No se puede discutir con un fanático” y me vuelvo a preguntar, ¿Quién está siendo más fanático?

Un término que se ha escuchado mucho pero considero poco se conoce o se implementa tiene que ver con la empatía, que en la práctica, por definición significa “saber ponerse en el lugar del otro”. Y considero que para poder ponerme en el lugar del otro, primero tengo que salir del mío. Un primer paso podría ser, dejar de suponer lo que el otro piensa, ya que lo que estamos suponiendo lo estamos pensando nosotros, por lo tanto es un pensamiento más nuestro que de la otra persona.

¿y cómo dejo de suponer? … escuchando a la persona activamente, con curiosidad, humildad. Y esto requiere dejar de escuchar nuestros pensamientos mientras nos hablan o leemos lo que nos escriben. Es poder poner las intenciones en entender cómo piensa y como siente la otra persona y no en cómo “seguramente” está pensando o sintiendo.A veces pienso que el mal uso de las redes sociales, como lo son para mí estas discusiones, tienden a disociar a las personas, de los mensajes que compartimos, y es por eso que la gente se anima más a decir cosas a través de Facebook, que en un encuentro cara a cara no se atrevería a decirlas.

Por eso para mí, es muy importante que los vínculos se construyan y/o se mantengan a través de un encuentro físico, una video llamada o al menos un llamado telefónico. Para que a través de una mirada, un apretón de manos, un abrazo o simplemente el tono de voz podamos conectarnos con lo que le está pasando a la otra persona… ¿Qué opinan?

Por último les dejo la siguiente pregunta… ¿vos cuándo fue la última vez que te encontraste o llamaste a esa persona?.

Coach Damian Rombolá | Equipo Leadership, 07.07.2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *